img

Nacer a la orilla del Mediterráneo ha supuesto que, pese a mis viajes hacia otros mares y montañas, siempre vuelva. Aquí, donde el aire huele a mar y el sol casi todos los días sonríe, soy feliz.

De niña empecé a estudiar música en un conservatorio, y terminé dos superiores y dos másteres de flauta travesera y traverso en Ámsterdam.

Agradecida a todos los profesores, en especial a sus manías; superarlas ha sido un reto importante para conocerme más profundamente y alimentar mi autoestima y profesión. La época de estudiante me marcó mucho, y recuperar la estima y espontaneidad en la música ha sido un camino necesario para poder seguir siendo músico.

En cuanto a la pintura, soy estrictamente autodidacta. Necesito vivir el camino y la experiencia yo sola y vivir sus accidentes. Tengo la convicción de que los “accidentes” en la pintura (seguramente en la vida también) te abren las puertas del camino a seguir. Ideas y control se alejan de lo que pinto; me planto ante el blanco del papel y dejo que la sorpresa llegue. Pienso que es más importante vivir la vida que centrarme en la técnica, cada experiencia vital alimenta mi arte.

NO HAY NADA ESCRITO DONDE HAY LIBERTAD
(este es mi canto para todo lo que hago)

La necesidad de compartir las pinturas es inmensa, igual que el agradecimiento que siento de poder pintar en esta vida.

Uno de los placeres más grandes es pintar en directo junto a músicos o poetas.

Para los curiosos: he participado en orquestas como la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya, la Orquesta Ciudad de Granada, la Orquesta Sinfónica de Galicia, la Orquestra Simfònica del Vallès; orquestas de música antigua como Al Ayre Español, Bach Zum Mitsingen, Bachvereniging y Harmony of Nations, y actualmente soy flauta solista de Vespres d’Arnadí y la Orquestra Barroca Catalana.

En el campo de la pintura, quiero destacar que he ilustrado el libro Pluja Daurada (reflexions espirituals) de Xavier Bertran. Además de hacer exposiciones, he pintado en directo con los Barcelona Clarinet Players en el Auditori de Barcelona y, dentro del Festival de Vespres d’Arnadí, en la ópera Apolo y Dafne de Haendel.

También me gusta escribir, sentirme poeta, o buena amiga de poetas. Si escribo frases, poesías, son pulsiones internas que necesitan salir hacia fuera.

I nada más. Aquí estoy. Feliz de compartir contigo.